Mauricio Macri viajó a Formosa luego de dos años y ensayó un acercamiento con el kirchnerista Gildo Insfrán, uno de los gobernadores más duros con la Casa Rosada.

Insfrán y Macri tuvieron una reunión cordial y recorrieron las obras de transformación a autopista de un tramo de la ruta nacional 11, aunque el encuentro también estuvo teñido de un breve cruce entre ambos mandatarios.

“Tengo que expresarle en nombre de todos los formoseños que nos preocupa mucho el tema de la tarifa de luz, porque Formosa es una provincia electro dependiente como también lo son Chaco, Corrientes y Misiones, que no tenemos gasoducto”, reclamó el gobernador.

“Sería bueno que estudiemos la forma de buscar un alivio en la facturación”, indicó Gildo y agregó que “estamos dispuestos a seguir charlando con quien usted indique”.

“Espero que no lo incomode, pero cuando las cosas se realizan nosotros vamos a agradecer; y de las que faltan vamos a seguir haciendo las gestiones correspondientes para que se puedan concretar”, aclaró el gobernador.

Ante el planteo que le hizo Insfrán, el jefe de Estado remarcó que, durante el kirchnerismo, “muchos creyeron que la energía era una cosa gratis que daban”.

“Hubo un grupo de obras que se postergaron en todo el país, porque para la mala política las obras que no se ven ‘para qué hacerlas si uno no se puede lucir'”, lanzó el líder del PRO, quien insistió en que la Argentina fue “hacia un sistema en el cual se regalaba la energía y la Argentina se empezó a quedar sin ella”.

“Estamos para sentarnos, Gildo, para ver qué otras cosas podemos hacer, que también incluyen que se reduzcan los impuestos municipales y provinciales sobre la energía y entre todos veamos cómo ayudamos a que todos los formoseños puedan atender su factura de energía y aprender a consumir lo mínimo y necesario”, agregó Macri.