El sector del radical Atilio Benedetti, que fue el candidato de Cambiemos en Entre Ríos en 2017, se retoba ante Rogelio Frigerio, el jefe del oficialismo en el distrito, en un hecho prácticamente inédito en la coalición que gobierna el país.

Benedetti quiere ser gobernador pese a que en la Rosada quieren un candidato del macrismo y lanzó duras críticas al PRO ante el congreso radical de la provincia que se reunió este sábado. En el congreso se aprobó la conformación de un bloque radical en la Legislatura, que funcione como un interbloque de Cambiemos con los legisladores de PRO. Se trata de un desafío al macrismo que responde al ministro del Interior de la Nación, a quien en Entre Ríos bautizaron como “El Cardenal”.

“Hicimos lo que teníamos que hacer en 2015”, señaló en referencia a la convención de Gualeguaychú en la que Ernesto Sanz logró que los radicales aceptaran una alianza con Mauricio Macri. Sin embargo, Benedetti advirtió que “es el tiempo de revisar nuestro funcionamiento dentro de Cambiemos”.

“No estamos haciendo nada”, se quejó el diputado nacional. “Hoy tenemos que mejorar los mecanismos de participación de la UCR en Cambiemos y fundamentalmente en Entre Ríos”, disparó.

Fuentes provinciales del PRO respondieron con dureza a LPO sobre la rebelión radical. “Los únicos discursos duros fueron del ‘runflaje’ que no tiene dónde caerse muertos, no tienen cargos, no tienen poder territorial”, dispararon.

“Los concejales no van a aceptar el interbloque, los senadores no van a aceptar el interbloque, los intendentes no van a aceptar el interbloque”, advirtieron las fuentes macristas. Según el PRO, Benedetti enfureció cuando le quitaron el control del bloque radical en Diputados, que estaba en manos de Sergio Kneeteman.

En el radicalismo aseguran que lo que más enfado causó fue la foto que se sacó Frigerio a la misma hora de la reunión radical con un diputado peronista local. El ministro del Interior se mostró el sábado con el diputado radical Ricardo Troncoso, uno de los candidatos a gobernador, como reveló LPO. Pero a la foto se sumó el diputado Daniel Koch, del Frente Renovador, y eso causó malestar en el entorno de Benedetti.

Es que en ese sector temen un acuerdo con el peronismo que en la provincia encabeza el gobernador Gustavo Bordet, que quiere adelantar las elecciones para enero de 2019. En un sector de la UCR temen que el acuerdo consista en dejar ganar a Bordet para que el gobernador juegue a media máquinas en las elecciones nacionales de octubre, en las que Macri buscará su reelección.

En el macrismo aseguran que esa idea es un disparate y que buscarán ganar la provincia. En ese sentido, lo mandaron a hacer coaching a Gustavo Hein, el intendente de Basavilbaso, que como adelantó LPO es uno de los candidatos que impulsan en el PRO tras el dictamen de la Oficina Anticorrupción contra Luis Miguel Etchevehere por el bono de 500 mil pesos de la Sociedad Rural.