El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, evitó este lunes cargar las tintas contra los diputados y senadores por el canje de pasajes aéreos por dinero en efectivo y sostuvo que se trata en rigor de un tema “exclusivo del Congreso” y “ajeno” al Poder Ejecutivo.

“En una república en serio como la que estamos construyendo los argentinos hay independencia de poderes, y si se toman decisiones, las tiene que adoptar el Poder Legislativo”, afirmó Frigerio en la ciudad de Ushuaia, luego de participar del acto de inauguración de una planta potabilizadora de agua y asistir a ceremonias por Malvinas, junto a la gobernadora fueguina Rosana Bertone.

El ministro fue consultado sobre el tema a raíz de las declaraciones del presidente Mauricio Macri, quien se mostró crítico con la actitud de los parlamentarios que canjean por dinero los tickets aéreos (pensados para los traslados de los que viven en las provincias).

“Si creen que sus salarios no son suficientes, tienen que blanquear la necesidad de tener un mejor sueldo. Pero si este mecanismo de los pasajes se utiliza para terminar de completar sus ingresos, no está bien”, opinó Macri en un reportaje radial.

Esas declaraciones no cayeron bien entre los legisladores de Cambiemos y fue la propia Elisa Carrió -una de las que más pasajes canjeó- quien este lunes cruzó con dureza al Presidente: “Él viaja en helicóptero desde chiquitito”, afirmó la diputada.

Más cauto que el presidente, Frigerio consideró que “son los propios diputados y senadores los que deben revisar si este formato es el adecuado, o si se puede perfeccionar”.

Por otra parte, el titular de Interior alentó para este año “un gran trabajo legislativo, con el que esperamos aprobar leyes importantes para cambiarle la vida a la gente”, indicó.”Hay muchos proyectos de ley, propios del Ejecutivo o de diputados oficialistas, que están siendo debatidos en las diferentes comisiones”, agregó el funcionario nacional.

Frigerio también se refirió al “Plan Patagonia”, que concentra obras de infraestructura y políticas de desarrollo para la región, y anticipó que “en las próximas semanas habrá una nueva reunión, después de las ya realizadas con gobernadores y sus equipos técnicos, para impulsar esta iniciativa que busca desarrollar a la que seguramente es la región con mayor potencial del país”, valoró.

En esa línea, observó que el Plan Patagonia “no es un proyecto del Gobierno nacional que se les baja a las provincias, sino que es una mirada que debe construirse de manera conjunta entre el Presidente y sus socios naturales, que son los gobernadores”, afirmó.

Frigerio participó esta mañana en Ushuaia del acto central por un nuevo aniversario del inicio de la guerra de Malvinas, mientras que en horas de la tarde inauguró la ampliación de una planta potabilizadora de agua que abastecerá a “8000 nuevos usuarios”, y que se construyó con recursos del Fondo de Infraestructura Regional.

La planta situada en la zona norte de la ciudad fue bautizada con el nombre “Gran Malvina” como parte de los homenajes realizados por el gobierno fueguino por el 2 de abril.