La presencia de Verónica Magario en la presentación de un proyecto de ley impulsado por diputados dialoguistas generó fricciones entre la intendenta de La Matanza y los bloques de Unidad Ciudadana de la Legislatura bonaerense.

Magario participó ayer de la presentación de un proyecto de ley que crea un régimen de promoción del trabajo. La iniciativa, en términos llanos, plantea que un porcentaje de la obra pública bonaerense sea realizada por cooperativas de trabajo.

Al Anexo de Diputados llegaron los diputados de dos sectores del peronismo dialoguista en la Cámara Baja. Uno es la bancada cercana a los movimientos sociales y el otro es el bloque que responde a los intendentes del Conurbano y que lidera Martín Insaurralde.

La presencia de Magario sorprendió a muchos. La clave pasó por su vinculación con la Ctep en La Matanza. Pero también a muchos sorprendió la ausencia de legisladores de Unidad Ciudadana (sólo estaban los dos legisladores de La Matanza: Daniel Barrera y Juan Carlos Haljan).

Tras la reunión, Magario mantuvo un encuentro con los legisladores del kirchenrismo duro. Ese encuentro fue áspero. Los senadores y diputados le manifestaron sus diferencias con los bloques que habían presentado el proyecto y la intendenta les dijo que había que buscar canales de diálogo que dar curso a algunos proyectos de ley.

Es que desde que asumió la nueva conformación legislativa, la postura de Unidad Ciudadana es extrema en el recinto. Incluso se llegó a habilitar el ingreso de Mario Secco con barras de Cambaceres para interrumpir una sesión.

Desde el bloque no se construyeron puentes ni con el oficialismo ni con otros bloques de la oposición (ni siquiera con el peronismo). Solo se acercan al bloque legisladores de la oposición que necesitan enviar un mensaje de rebeldía.

Según trascendió, el punto más fuerte de tensión fue con Florencia Saintout, la jefa de los diputados kirchenristas. “¿Esto quiere decir que deberíamos haber votado la reforma previsional del Bapro?”, chicaneó Saintout a Magario cuando la intendenta instaba a abrir el diálogo.

La respuesta fue contundente. “Hay temas que son innegociables y el Bapro es uno”, dijo. “Pero hay otros temas en los que podemos buscar acuerdos”, agregó.

Tras la reunión algunos legisladores de Unidad Ciudadana comunicaron su malestar. “Quién es Magario para venir a bajarnos línea”, se quejaban.

En la presentación del proyecto también estuvieron el referente del Frente Renovador, Daniel Arroyo. Y el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico. Además hubo representantes de Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

El texto propone la creación de un Régimen de Promoción y Desarrollo de los Trabajadores de la economía popular, social y solidaria. “Pretende invertir parte de los fondos de la obra pública provincial en obras de infraestructura, arreglos y saneamiento de los barrios populares bonaerenses que están viviendo en emergencia habitacional”, explicó la diputada Patricia Cubría, autora del proyecto.