El diputado radical José Cano se auto marginó de la disputa por la gobernación de Tucumán y se conformaría con disputar la intendencia de la capital, gobernada por Germán Alfaro, un peronista aliado a Cambiemos.

Cano chocó con la realidad: su mala gestión como director del Plan Belgrano, donde casi no puedo inaugurar obras, le restó imagen entre sus coterráneos.

Hasta hace dos años parecía con el camino allanado para reemplazar a Juan Manzur, con quien perdió por poco en 2015 en medio de incidentes por presuntas irregularidades en el escrutinio.

Cano aceptó que no mide como para pelear la gobernación y quiere la intendencia. La pretendía su correligionaria Silvia Elías de Pérez, pero a fata de candidatos, podría ser la que enfrente a Manzur e 2019.
En las recientes elecciones legislativas este tema parece haber quedado en el olvido, porque Cano perdió por amplio margen contra el peronismo gobernante.

Golpeado, ya declinó de sus aspiraciones para suceder a Manzur y se conformaría con reemplazar la intendencia de Tucumán, que puede resultarle un trampolín para la Provincia.

Alfaro es oficialista pero en la Casa Rosada no conforma por su perfil peronista clásico, ajeno a la estética de Cambiemos.

Atenta a ese rechazo, se posicionaba para sucederlo la senadora radical Silvia Elías de Pérez, de las oficialistas más activas en la Cámara alta.

Enrique “Coti” Nosiglia vio el hueco y pidió para la gobernación a Alfonso Prat Gay, tucumano de nacimiento. Lo llevó a la cumbre radical del Hotel Savoy y el viernes lo ratificó en la cumbre radical de Mendoza.

El ex ministro empezó a recorrer su tierra natal, pero chocó con un problema: nunca se reconcilió con Marcos Peña, artífice de su salida del Gabinete. Mauricio Macri tampoco pediría por él.

¿Entonces quién competirá con Manzur? En la Rosada pensaron en Elías de Pérez, porque si mide en la Capital bien puede ganar en la provincia. Será un año intenso de negociaciones.

Copyright La Politica Online SA 2018.