Los gobernadores peronistas manifestaron su rechazo a la intervención del PJ librada ayer por la jueza federal María Romilda Servini y argumentaron que la medida pone en riesgo “el proceso interno de los partidos políticos como base de nuestra democracia”.

A través de una carta, los gobernadores expresaron que “la cautelar aparece sorpresiva y arbitraria, desprovista de los elementos esenciales y propios de toda cautelar, tales como: verosimilitud de derecho por parte de quien la invoca y peligro en la demora”, manifestaron en un texto.

Además agregaron que “no se puede ordenar una medida de tal gravedad institucional solo bajo la invocación de una supuesta crisis interna y efectuando consideraciones de neto corte coyuntural, como los resultados electorales”.

Los gobernadores recordaron que el partido tiene sus autoridades elegidas mediante los mecanismos legales establecidos en su carta orgánica. Y agregaron que la medida pone “en serio riesgo la institucionalidad y el proceso interno de los partidos políticos como base de nuestra democracia”. En ese punto, recuerdan que la Constitución Argentina destaca que los partidos políticos son una herramienta esencial del proceso democrático, una característica que comparten las constituciones europeas.

Según pudo saber LPO, los gobernadores tienen dos sospechas respecto de quién impulsó la intervención: algunos apuntan al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, vía el fiscal Eduardo Miragaya, vinculado a la número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani.

Otros miran con desconfianza a Sergio Massa. Es que consideran cuanto menos sugestivo que la denuncia haya sido presentada por Carlos Acuña, un referente del personal de estaciones de servicio, aliado al líder de Tigre. A eso se suma que Servini designa como interventor a Luis Barrionuevo, justamente el jefe sindical de Acuña.

En tanto, algunas versiones dan cuenta de que Barrionuevo sabía un día antes de que se conociera la intervención que sería designado como el normalizador el partido. Incluso en el Frente Renovador hablan de Graciela Camaño como la “primera dama” del partido.

Tampoco descartan los gobernadores que la ‘bala’ haya llegado de una jugada pautada tanto por Frigerio como por Massa.

Quienes niegan la vinculación de Massa recuerdan que la relación entre el líder renovador y Barrionuevo no es sólida y que tiene avances y retrocesos, más allá del rol político de Camaño. En tanto, trascendió que Massa juntó a los suyos y les ordenó fortalecer su armado. “Ante tanto quilombo, más Frente Renovador que nunca”, les dijo.

La ausencia de los gobernadores en las reuniones de hoy de las que participaron las primeras líneas del PJ bonaerense y también referentes de tiente kirchnerista (que no son parte de la conducción del partido) había sido un dato llamativo. Sin embargo, la carta rechazando la intervención ratifica la unidad dentro del PJ.

Según trascendió, quien estuvo al frente de la carta fue el gobernador de San Juan, Sergio Uñac. Ayer, todos los gobernadores estuvieron abocados a indagar quién fue el artífice político de la intervención.

José Luis Gioja, el destituido presidente del partido se reunió hoy con varios referentes del peronismo con quienes resolvió convocar a un congreso partidario el próximo 18 de mayo para rechazar la intervención de Barrionuevo.

Luego de los momentos de tensión que se vivieron ayer en la sede histórica del PJ nacional por el reclamo de asunción de Barrionuevo, la jornada para el peronismo que desconoce la intervención, y acusa al Gobierno de esa decisión, comenzó en Tribunales con la presentación de la apelación.

La actividad continuó con una reunión política que demostró divisiones partidarias y finalizó con un acto a metros del edificio partidario de Matheu 130, que está custodiado por la Policía Federal y ocupado por militantes barrionuevistas.