El diputado provincial del Frente Renovador, Lisandro Bonelli, repudió el fallo que emitió el Procurador de la Nación, Eduardo Casal, en favor del desembarco de Farmacity en la Provincia y afirmó que “una vez más, sin ponerse colorados, Mauricio Macri y Mario Quintana usan la política para hacer negocios”.

El nicoleño, que impulsa un proyecto de ley en la Legislatura bonaerense para poner un freno a la cadena Farmacity, consideró además que “el visto bueno de la Procuración evidencia una clara presión del vice jefe de Gabinete de la Nación y accionista de la empresa, Mario Quintana, a la Corte Suprema de la Provincia que se debe expedir sobre el tema”.

“Exigimos que se respete la ley y la independencia de poderes. En Buenos Aires las farmacias no son simples comercios, son un servicio público y el medicamento no es una mercancía si no un bien social”, agregó.

Por su parte, la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia, Isabel Reinoso, explicó: “Es un juicio que inició Quintana en 2012 y ha perdido en todas las instancias en la provincia de Buenos Aires. El año pasado cuando la empresa presentó una queja y pidió el expediente a La Plata, nosotros salimos a alertar que esto se estaba dando vuelta por la influencia del vice jefe de Gabinete de la Nación”.

“La Procuración le está dando indicaciones a la Corte. Es un avasallamiento a la independencia de poderes y a las Provincias que son las que tienen que resolver las cuestiones de salud. Y el acceso de medicamentos y la salud es un tema de salud pública”, afirmó Reinoso.