La presión de la Casa Rosada sobre los gobernadores peronistas para que obliguen a sus diputados a rechazar el proyecto sobre los tarifazos no estaría dando los resultados esperados y la oposición tendría los votos para aprobarlo. El cordobés Juan Schiaretti, uno de los más enérgicos en pronunciarse contra la ley, ahora liberó a sus legisladores para que voten a favor.

Así lo confirmó el diputado Juan Brügge, quien informó que el mandatario les dio vía libre tras la bronca que generó en el PJ cordobés una demanda de Cambiemos por la coparticipación. “El gobernador entiende que nosotros estamos haciendo un camino que es correcto. Y todo lo que sea favorable para los argentinos, él lo va a apoyar”, declaró el legislador.

El domingo, los diputados cordobeses le pidieron a Schiaretti “libertad de acción” para votar el proyecto sobre las tarifas en una respuesta a la demanda que el viernes presentaron los intendentes de Cambiemos Ramón Mestre (UCR) y Oscar Tamis (PRO), que reclaman al gobierno provincial 405 millones de coparticipación.

A través de un comunicado, los legisladores se mostraron molestos por lo que consideran un doble juego del oficialismo, por la denuncia que presentaron “con el aval de Rogelio Frigerio”, según el PJ. Justamente el ministro del Interior es el encargado de llevar adelante las negociaciones de la Rosada con los mandatarios peronistas.

“Los diputados del bloque Córdoba Federal y el gobernador Schiaretti siempre han apostado a la gobernabilidad del país. Se trata de una actitud opuesta a la que hoy el PRO mantiene en nuestra provincia. Es inentendible, y mucho más aún, si tenemos en cuenta el momento que atraviesa el Gobierno Nacional y la delicada situación en la que se encuentra”, subrayaron.

“También repudiamos la actitud de funcionarios del Ministerio del Interior que avalaron esta denuncia en Córdoba. Sobre todo, cuando el 20 de abril último, el Subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero, se pronunció a favor de Córdoba, firmando el dictamen del Consejo Federal de Impuestos (CFI) en relación al tema de coparticipación que hoy judicializa”, agregaron.

Tras ese “pedido” público, Schiaretti les dio vía libre a sus diputados, en lo que más bien pareció una actuación para que el gobernador no sufra alguna reprimenda de parte del Gobierno nacional, al que se cuida de irritar. Esta tarde el gobernador publicó un video en el que propone rebajar el IVA en las boletas de gas, justo un punto que sus colegas presionaron al bloque peronistas para que lo saquen del proyecto.

El problema para la Rosada es que confiaba en lograr que los 4 diputados que responden al cordobés dieran quórum o votaran a favor del proyecto, algo que todo indica que no sucederá. Así, en el bloque Argentina Federal confían en tener número para darle media sanción a la ley, según confiaron este lunes a LPO.

El caso de los cordobeses es similar al de los salteños. Aunque Urtubey fue crítico de algunos puntos del proyecto, sus diputados están decididos a votar la ley.

En parte es también lo que sucede con los tucumanos. Pese al rechazo de Manzur, el diputado Pablo Yedlin firmó el pedido de sesión especial que presentaron Argentina Federal y el Frente Renovador el viernes pasado. El gobernador sí podría convencer a Gladys Medina de votar en contra.

Ahora las expectativas del Gobierno están puestas en los dos diputados entrerrianos que responden a Gustavo Bordet y los cinco misioneros de Hugo Passalacqua que ya dieron muestras de estar dispuestos a no apoyar el proyecto.

La buena noticia para la Rosada es que este lunes el chaqueño Domingo Peppo se sumó a las críticas de sus pares contra el proyecto. “No es bueno que se pretenda decidir una atribución que es exclusivo del Poder Ejecutivo provincial”, declaró.

En el peronismo confían en que pese a esas bajas (a las que se podrían sumar los santiagueños y los catamarqueños más algunos sueltos como el sindicalista Alberto Roberti) conseguirán el número para sesionar y creen que la palabra de los gobernadores no será tan determinante esta vez.