El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, confirmó la contrapropuesta del peronismo a Mauricio Macri para que comience a aplicar el ajuste con el traspaso del servicio de Aysa a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, al tiempo que advirtió que no aceptará que le corten “ni un centavo”.

Los gobernadores peronistas pusieron la mira en los fondos que la Nación le gira a Aysa para que preste servicio a la capital y 25 partidos del conurbano, por lo que pretenden que ese servicio sea absorbido por los gobiernos de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, que según trascendió lo rechazan de plano.

Miguel Pichetto ya había anunciado que su bloque presentaría un proyecto de ley para pedir el traspaso de Aysa y también las concesiones de Edenor y Edesur. “Como el presidente ha convocado un acuerdo para bajar el déficit nosotros hemos elaborado una propuesta: que Edenor, Edusur y la empresa Aysa se haga cargo la Provincia y la Ciudad”, desafió el rionegrino.

Ahora esa posición fue planteada con claridad por Manzur, uno de los referentes del espacio de los gobernadores. “Aysa depende del gobierno nacional pero solamente presta servicios a la capital y a la provincia de Buenos Aires. Habrá que ver a futuro cómo cada provincia se hace responsable de los servicios, como nosotros lo hacemos en Tucumán”, puntualizó.

La transferencia que proponen los peronistas aliviaría parte del déficit de Macri pero sería un mazazo a las finanzas de Rodríguez Larreta y Vidal. Además, sería un golpe duro a la base electoral de Cambiemos ya que implicaría un aumento fuerte del servicio.

Por otro lado, Manzur se mostró abierto a discutir el “gran acuerdo nacional” que propuso la Casa Rosada para conseguir respaldo político para el ajuste, pero le aclaró que no piensa resignar recursos, algo similar a lo que planteó el salteño Juan Manuel Urtubey.

“Quiero ser claro con este tema, y quiero decirlo para que todos entiendan: yo como gobernador de Tucumán no estoy dispuesto a resignar ni un solo centavo de lo que le corresponde a los tucumanos por parte del presupuesto y del gobierno nacional”, advirtió Manzur. “Al presupuesto nacional hay que respetarlo, y hay que hacerlo cumplir porque es una ley votada. Yo como gobernador no estoy dispuesto a que a los tucumanos les quiten un solo centavo de lo que realmente les corresponde”, insistió.

Y en una respuesta a la obvia estrategia de Macri de compartir el costo político del ajuste que se verá obligado a aplicar por el acuerdo con el FMI, Manzur se despegó de las decisiones de la Casa Rosada.

“Hay decisiones propias del gobierno nacional, ellos son los que están gobernando. El presidente Macri es quien gobierna; el peronismo y los gobernadores no cogobernamos. Yo ya lo he dicho y lo reitero: cada vez que me llame el presidente Macri voy a decir presente, acá estoy para coordinar esfuerzos y trabajar juntos”, aclaró.