Varios sectores de la oposición salieron a criticar los dichos de Mauricio Macri, que presentó una página web para calcular el ahorro que pueden lograr los usuarios en sus facturas de electricidad con el cambio de las lámparas tradicionales (incandescentes, fluorescentes o halógenas) por las lámparas LED y vinculó a Cristina Kirchner con el proyecto que este miércoles el Senado convertirá en ley para limitar el aumento de tarifas.

Uno de ellos fue el massismo, que primero advirtió que el Presidente “atribuyó erróneamente el proyecto a Cristina Fernández de Kirchner” porque es del Frente Renovador y Argentina Federal.

“La locura es la desinformación de Mauricio Macri. El proyecto votado de tarifas justas es del Frente Renovador y del bloque Argentina Federal. Si venís mal, mejor alimentar la grieta”, afirmó Felipe Solá, diputado del espacio.

En la misma línea se expresó Marcela Passo: “La única idea ocurrente del Gobierno fue cambiar lamparitas”. También rechazó los dichos de Macri sobre que la ley “va en contra del Presupuesto”, alegando que “quien modificó el Presupuesto es el Gobierno devaluando un 25 por ciento en una semana”.

Y agregó: “Desde el Frente Renovador hace dos años y medio que venimos diciéndole al Presidente que el camino es el crecimiento productivo y no el ajuste ni el endeudamiento. Y nos dice que no ha escuchado propuestas. Evidentemente no hay peor sordo que el que no quiere escuchar. Nosotros expresamos valores, propuestas y equipos técnicos. Somos la esperanza de progreso a una Argentina estancada y dividida”.

Por su parte, el diputado nacional Ignacio de Mendiguren señaló: “Es difícil comprender cómo el Presidente hace referencia a un presupuesto donde la inflación iba a ser del 10% y hoy se proyecta a 28%. El dólar de 18 pesos hoy está a 25. Y el crecimiento iba a ser del 3,5 y hoy se duda de que exista crecimiento. Pretender invocar ese presupuesto es poco serio”, afirmó.

Asimismo, Daniel Arroyo defendió el proyecto de tarifas justas: “Es totalmente racional, va para atrás con los aumentos alocados de los últimos cinco meses y establece un criterio lógico para adelante, para que las tarifas aumenten igual que el promedio de los salarios”.

Y añadió: “Los tarifazos fueron la gota que derramó el vaso y desacomodó la estructura de las familias. El Gobierno no tiene que vetarla, tiene que usarla como una herramienta que servirá para que las familias tengan un mango más, y eso redundará en mover la economía local. Macri debe abrir los ojos y dejar de jugar a la polarización”, concluyó el legislador massista.