Mauricio Macri les pidió a los intendentes que lo ayuden a hacer el ajuste en la política porque advirtió que es la única manera de tener credibilidad ante la sociedad.

El presidente almorzó este martes con los jefes comunales de 18 capitales provinciales, a quienes les planteó que el “esfuerzo” para reducir el déficit requiere “un compromiso de toda la clase política y dirigente” del país. Macri les aseguró que el ajuste será en todos lados menos en la obra pública.

Justo cuando rezonga por el rol de los senadores que responden a los gobernadores, Macri les aseguró a los presentes que necesita un rol mucho más “preponderante” de los intendentes.

El jefe de Estado, que se mostró muy enérgico y de buen humor según dijeron a LPO fuentes que asistieron al almuerzo, aseguró que la situación del país es complicada, pero que él está dispuesto a “asumir el costo para reordenar la Argentina”.

“Lo que tenían que regalar ya lo regalaron en los últimos 12 años de gobierno, ahora es el momento de laburar”, advirtió Macri.

Macri se quedó 45 minutos más de lo esperado en el almuerzo y sorprendió a los intendentes, además de preguntarles por las tasas que cobran en sus municipios y por la coparticipación que reciben, algo inédito.

Los intendentes que estuvieron presentes en la Casa Rosada fueron los de Santa Fe, José Corral; de La Plata, Julio Garro; de Rawson, Rossana Artero; de Córdoba, Ramón Mestre; de Corrientes, Eduardo Tassano; de Paraná, Sergio Varisco; de Formosa, Jorge Jofre; de San Fernando del Valle de Catamarca, Raúl Jalil; de San Salvador de Jujuy, Raúl Jorge; de Santiago del Estero, Norma Fuentes; de Santa Rosa, Leandro Altolaguirre; de Mendoza, Rodolfo Suárez; de Posadas, Mario Losada; de Viedma, José Foulkes; de San Juan, Franco Aranda; de San Luis, Ariel Ponce; de Río Gallegos, Roberto Giubetich; y de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro. Por el lado del Ejecutivo estuvieron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el subsecretario de Relaciones Municipales, Lucas Delfino.