“Es evidente que tenemos un problema de credibilidad en el mercado, un día después que “Toto” Caputo anunció que la semana que viene va a vender 7.500 millones de dólares, siguen comprando a más de 28, cuando la cuenta lógica es que va a caer el precio”, reconoció a LPO un destacado dirigente de Cambiemos.

La fuente también comparte la lectura que se impone en el establishment económico, político y hasta en los mercados internacionales: Macri necesita reducir su gabinete y concentrar las decisiones en ministros con poder. Se suma ahora a ese diagnóstico, la idea que acaso también sea necesario reemplazar a Federico Sturzenegger como jefe del Banco Central, como reveló LPO.

Acaso para curarse en salud, este jueves dejaban circular que quien podría irse del Central es Damian Reidel, “responsable” de la política monetaria del organismo. Sin embargo, fuentes del mercado consultadas por LPO consideran que ese cambio podría ser visto como un maquillaje y además a nadie escapa que el verdadero responsable del actual fracaso de la política monetaria, que aparece ya sin rumbo, es el propio Sturzenegger.

“Hace semanas que el mercado nos está diciendo que cambiemos el gabinete”, agregó la fuente consultada.

El problema, como reveló en su momento LPO, es que Macri se niega a cambiar la estructura de su gobierno y quiere mantener los 23 ministros y los dos vicejefes de Gabinete. Incluso, contra la opinión de la mesa chica que se reactivó para capear la crisis.

El grupo que integran Marcos Peña, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, y al que a veces se les suman los radicales, le recomendó al presidente que genere un “shock de confianza” en los mercados y para eso le sugirieron que instrumente una reducción “drástica” del gabinete. Los radicales compartieron el criterio pero se cuidaron de aclarar que también consideraban importante que les respeten sus lugares en el gobierno.

A Macri le aconsejan que haga un ajuste duro y que la reducción sea notable: que de los 23 ministerios sólo queden de 8 a 12.
La mesa chica le aseguró que la reducción del 20 por ciento de los cargos políticos que anunció a principios de año y el congelamiento del sueldo de los ministros no tuvo el efecto esperado en la sociedad ni en los mercados y eso fue a raíz de que al mismo tiempo decidió mantener a todos los ministros.

Es en ese sentido que le aconsejan que haga un ajuste duro y que la reducción sea notable: que de los 23 ministerios sólo queden de 8 a 12.

El consejo de la mesa es que el ajuste hay que hacerlo inmediatamente después de la firma del FMI y en ese sentido sí tienen un punto de coincidencia con Macri.

Macri a la hora de justificar su rechazo a modificar el equipo que integró, apela al mismo razonamiento que trazaba ante pedidos similares en la Ciudad. “Un ministro tarda seis meses en encontrarle la vuelta al cargo y ponerlo en marcha, a esta altura no podemos perder ese tiempo”, suele argumentar.

En la mesa chica se animaron a decirle que por la inacción de algunos ministerios la falta de gestión no sería muy percibida por la gente. Pero más allá de la chicana, es por ese argumento razonable que le sugirieron que el cambio de gabinete sea inmediato, de manera de llegar a las elecciones del año que viene con la maquinaria nuevamente en marcha.

“Por ahora Macri está firme en no hacer los cambios”, concluyó la fuente consultada. Mientras, en las pantallas de la City, el dólar parecía responder a esa certeza.

Copyright La Politica Online SA 2018.