El principal referente de Barrios de Pie alertó por el crecimiento “preocupante” de la pobreza, el incremento de niños que concurren a los comedores comunitarios y alertó por un eventual crecimiento dela conflictividad social

“El dato más preocupante es la perspectiva, cuando uno alerta por la paz social y las dificultades que puede generar las políticas económicas del Fondo Monetario Internacional, lo hace porque ve este contexto”, expresó en diálogo con FM La Patriada.

Menéndez adelantó que el miércoles se reunirán con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, para insistir en los cinco puntos que planteó la Marcha Federal que recorrió todo el país.

Y advirtió: “Si no hay respuesta, nosotros vamos a endurecer los reclamos porque entendemos que el costo es muy grande y que hay que morigerar los tiempos, tiene que ser gradual y tiene que haber una compensación para quienes sufren el ajuste”.

La referencia del dirigente es a la movilización que se realizó a fines de mayo, que tuvo como objetivo impulsar el tratamiento de cinco leyes que ingresaron a la Cámara de diputados por iniciativa del Interbloque Movimiento Evita/Libres del Sur que preside Leonardo Grosso: emergencia alimentaria, integración urbana, infraestructura social, adicciones y agricultura familiar.

Mirá también: Una familia necesitó en mayo $ 16.385 para no ser pobre

El referente del movimiento social remarcó que “el esfuerzo” que el Gobierno va a exigir, a partir de los pedidos del FMI tras el acuerdo, “es difícil de tolerar sin que hayan enormes consecuencias”.

E insistió en que el Gobierno reflexione sobre el ajuste. “Estamos lejos de propiciar situaciones que perjudiquen a los sectores más humildes, pero la moneda esta en el aire y este tipo de medidas deja a la suerte como puede reaccionar sectores angustiados por las dificultades económicas”, expresó.

“Nos van a dejar niveles de pobreza por encima del 40%, con la mitad de los chicos comiendo en comedores comunitarios, eso es un cuadro que no resiste la gobernabilidad, la convivencia armónica en una sociedad que va a quedar hecha trizas con estas recomendaciones y ajustes”, sentenció.

El pasado domingo, la Iglesia difundió el documento con las conclusiones de la semana social 2018, con el eje puesto en la preocupación por la situación de los pobres y el impacto de los reajustes tarifarios.

“La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la democracia,”, sostuvo a través del documento, que en su párrafo más duro le pidió al Gobierno “que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres”.

Menéndez adelantó que entre los pedidos que le llevarán a la ministra la ministra de Desarrollo Social está que declare la Ley de Emergencia Social, un pedido que desde las organizaciones sociales vienen insistiendo de hace tiempo.

“Creemos que tiene que haber un conjunto de medidas que garanticen que la gente pueda comer, que se declare la emergencia alimentaria, que tiene que haber obra pública con trabajo que llegue a los sectores más humildes”, dijo.

Y que la solución del déficit fiscal, un reclamo de los organismos internacionales de crédito al país, se haga “en un plazo que sea socialmente resistible”.

“Nosotros procuramos alertar que es muy costoso por lo que nos quieren hacer pasar en términos sociales y ese es el punto a discutir”, concluyó.