El peronismo apura sus propias cavilaciones antes de encarar la negociación con Mauricio Macri por el Presupuesto 2019, enmarcado en el “Gran Acuerdo Nacional” con el que el presidente busca respaldo político para encarar el ajuste que le exigió el FMI.

Sergio Massa viajará este jueves a Santa Rosa para verse con el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, con quien tiene una relación muy buena desde que presidía la Anses. Incluso propició el corte de boleta en 2015 cuando Massa fue candidato a presidente y el candidato oficial del peronismo era Daniel Scioli.

Verna encarna la línea más dura del peronismo con Macri y propone ni siquiera discutir con Macri. El pampeano suele repetir que el presidente se tiene que hacer cargo de la crisis.

Con la excusa de presentar su libro sobre seguridad, Massa se interiorizará en La Pampa sobre el plan de viviendas de Verna, uno de los más importantes del país, puesto que implicó la construcción de 40 mil casas en una provincia de poco más de 350 mil habitantes.

No es un dato menor que Massa irá acompañado de Diego Bossio, uno de los líderes del bloque de diputados que responde a los gobernadores.

El otro líder de esa bancada es el salteño Pablo Kosiner, cercano al gobernador Juan Manuel Urtubey. Kosiner formará parte de otra de las cumbres peronistas de este jueves: irá a Tucumán a verse con el gobernador Juan Manzur, acompañado por la massista Graciela Camaño.

Manzur tiene una postura menos confrontativa con Macri. La simultaneidad de ambas reuniones evidencia que las líneas más duras del peronismo y las más dialoguistas están tratando de confluir en un mismo espacio para encarar la negociación con Macri como un preludio del rearmado peronista con miras a 2019.

Copyright La Politica Online SA 2018