Elisa Carrió ratificó su pedido a las clases medias para que no suspendan las “propinas” en “momentos de crisis”, pero cometió un acto fallido insólito en medio de la sesión de Diputados al agregar que también “es necesario que se mantengan las coimas”.

“Quiero aclarar cuando dije que era necesario que se mantengan las propinas y las coimas”, señaló Lilita, que ni bien mencionó la palabra “coima” se convirtió en blanco de burlas y abucheos por parte de la oposición reunida en el recinto.

Inmediatamente, Carrió cayó en la cuenta del desliz y quiso zafar del momento de zozobra acusando a un kirchnerista de coimero. “Lo miré a usted (Agustín) Rossi, me acordé de su hermano y me vino el lapsus de las coimas”, corrigió Carrió, en referencia al presidente del bloque kirchnerista.

Luego volvió sobre su planteo para que los sectores medios no dejen de colaborar con propinas en momentos de vacas flacas, y explotó contra el “progresismo estúpido” que a su entender “no sabe lo que son los pobres”.

“En otras crisis sociales no me llamaban como me están llamando cartoneros. Los cartoneros, las manicuras trabajan. Gente que corta el pasto trabaja. Es necesario que las clases medias no supriman ese tipo de gastos. Es una forma de solidaridad en momentos de crisis ¡El progresismo estúpido no sabe lo que son los pobres!”, estalló.

Lilita, que fue fotografiada dormida en su banca en un momento de la sesión, pidió un cambio en el reglamento para que las votaciones durante las sesiones no se extiendan hasta la madrugada.

“Tenemos que cambiar el reglamento de esta Cámara. No se puede tratar a las 4 ó 5 de la mañana un proyecto simplemente porque no entendemos nada. No hay lucidez, no todos tenemos la misma edad. Hay que cambiar el reglamento para tratar el objetivo y después que quede hablando el que quiera. No hay una sola televisión porque si no yo lo justifico. Nos tienen cautivos, cansados”, se quejó.

El diputado Leopoldo Moreau, del Frente para la Victoria, salió a cruzarla: “Somos ciudadanos que hacemos política y como tales tenemos derecho a expresarnos a las 8, a las 4, a las 6 de la mañana”, replicó.

“Además hacerlo en el marco de un reglamento que la diputada tiene la costumbre de no respetar. Ella aparece a la hora en que cree que se van a prender las cámaras de televisión, aunque estén en el desarrollo de un proceso de votación como el caso de la ley de interrupción del embarazo”, disparó Moreau.