La pelea por la conducción del gremio de empleados de comercio alcanzó un pico histórico de tensión este martes, cuando un juez laboral ordenó suspender la asamblea convocada para poner en marcha la elección de autoridades de la seccional Capital, que habilitaría la reelección de Armando Cavalieri al frente de la Federación del gremio.

En el sector del histórico dirigente sindical, atribuyeron la maniobra a las influencias del supermercadista Alfredo Coto, que apoya las aspiraciones de Ramón Muerza, secretario de Organización del gremio y rival del “Gitano”.

Muerza logró así frenar la asamblea extraordinaria que este miércoles iba a elegir a Cavalieri como secretario general de la delegación Capital, cargo que necesita para continuar al frente de la federación nacional.

Este sindicalista fue un protegido de Cavalieri, que incluso ayudó a recuperarse a su padre, luego que pasara un duro tránsito. Cuenta con el respaldo del vicejefe de Gobierno, Diego Santilli. Extraño, por la histórica buena relación que Mauricio Macri mantiene con Cavalieri.

Como sea, Muerza consiguió que el juez laboral Alfredo Vilarullo hiciera lugar a un planteo sobre una supuesta irregularidad en la convocatoria de la asamblea, en la reunión de consejo directivo del 29 de junio. Reclamó que no fue notificado a participar y que el predio de Parque Norte elegido para sesionar es insuficiente para la cantidad de delegados que tienen que votar. Extraño porque en ese predio hasta el Partido Justicialista Nacional ha desarrollado sus congresos.

Ramón Muerza es el histórico delegado de Coto, quiere suceder a Cavalieri y consiguió que la justicia suspendiera la asamblea para su reelección.

Vilarullo ordenó que en 15 días la Comisión Directiva del sindicato vuelva a ser convocada. Cavalieri respondió con un comunicado dirigido a Muerza.

“Se aduce, en el escrito firmado por el juez laboral Fernando Alfredo Vilarullo, que la comisión directiva no habría cumplido con el debido proceso, al no convocar a la totalidad de sus miembros para dicha asamblea. Esa presunción es falsa”, comienza el texto de Cavalieri.

Y agrega: “Esta conducción asegura que, como es habitual, se convocó a la totalidad de los 29 miembros que la componen, entre titulares y suplentes, no habiéndose presentado, casualmente, en la reunión celebrada el 29 de junio, los cinco representantes de la pretendida oposición, entre ellos quien dice liderarla, Ramón Muerza”.

“Desde hace 25 años (Muerza) desarrolló distintas funciones en la comisión directiva del Sindicato de Empleados de Comercio, y puntualmente al día de hoy la Secretaría de Organización, a cargo de las afiliaciones, entre otras funciones propias de ese cargo”, afirmó Cavalieri apuntando al contrasentido de que Muerza denunció irregularidades en un área de la vida interna del sindicato que está a su cargo.

En paralelo a la denuncia laboral, el fiscal Guillermo Marijuán hizo lugar a una denuncia por falsificación de documento debido a la presencia de casi 6 mil muertos en el padrón que el gremio habría presentado ante el Ministerio de Trabajo.

Curioso, porque Muerza, como secretario de organización, tendría mucho que ver en la conformación de los padrones. La pelea seguirá en las próximas semanas.