La conducción de la Asociación de Trabajadores del Estado(ATE), enfrentada al gobierno nacional, teme que el kirchnerismo ensucie por medio del fraude y disturbios la elección de este miércoles, en donde el gremio renovará sus autoridades de los próximos cuatro años.

La intención del gobierno es quedarse con el control del sindicato- algo que ningún presidente pudo hacer desde el regreso de la democracia en 1983- justo antes de que Cristina finalice su segundo mandato.

La primera jugada del kirchnerismo consistió en presentar denuncias ante la justicia y el ministerio de Trabajo para anular la elección. Sin embargo, hasta ahora las presentaciones fueron rechazadas y Carlos Tomada avaló los comicios de este miércoles, más allá de las impugnaciones masivas lanzadas desde el sector de la lista verde y blanca, encabezada por el titular de ATE Jujuy, Fernando “Nando” Acosta.

Acosta pertenecía a la facción de los actuales titulares del sindicato, Julio Fuentes y “Cachorro” Godoy, que en estos comicios invertirán sus roles e irán como candidatos a secretario general adjunto y secretario general, respectivamente, en la lista verde de Anunsate.

Pero el jujeño rompió con ellos con el apoyo de la líder de la Tupac Amaru, Milagros Sala, y el diputado nacional Edgardo Depetri.

“En estas elecciones se presentaron más de 400 listas y todas fueron autorizadas para competir. No pueden intervenir el gremio argumentando que es antidemocrático”, argumentó Godoy, en diálogo con este medio.

Es por eso que, agotadas estas instancias, Fuentes y Godoy temen que desde el kirchnerismo embarren la cancha el mismo miércoles durante la celebración de los comicios, mediante el fraude en las provincias en donde ATE es controlado por el kirchnerismo: Jujuy, Tucumán y Santa Fe, distrito en donde la lista verde y blanca es fuerte principalmente en el norte.

El problema para la lista verde y blanca es que no podría ganar las elecciones “limpiamente”, ya que es minoría entre los 254 mil afiliados que tiene el gremio en todo el país.

La otra alternativa que, para Godoy y Fuentes, podría aplicar la lista kirchnerista es generar disturbios en medio de la votación en distritos importantes como Buenos Aires o Capital Federal para así anular esos votos, que se presume irán para la conducción histórica.

La primera señal de que Acosta optará por este camino fue la sospechosa decisión de Sala de enviar desde Jujuy unos 250 “fiscales” que aún no se sabe si son afiliados al sindicato.

Otro que también está jugando en ese sentido es el líder de Miles, Luis D’elía, cuyos militantes ya dijeron que fiscalizarán la elección.

Todos estos puntos le fueron planteados a Daniel Scioli mediante una carta, en la que le piden al gobernador bonaerense que no libere la zona, ni deje actuar libremente a los miembros de la Tupac y de Miles.

El telón de fondo

Lo cierto es que si el kirchnerismo logra quedarse con ATE nacional (ya controla las seccionales de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes), tendrá así el control total de los trabajadores estatales, puesto que el otro gremio fuerte es UPCN, un histórico aliado del Gobierno.

La lectura que hacen Godoy y Fuentes es que el telón de fondo de esta maniobra es la perspectiva de ajuste que, vaticinan, tendrá que hacer gane quien gane las elecciones presidenciales. Y en ese marco el empleo público será una de las soluciones que el sucesor de Cristina tendrá más a mano para reducir el gasto y así, recrear el “clima de negocios” para atraer inversiones. En ese sentido, el reinicio de un ciclo de endeudamiento púbico tendría que ser acompañado de un mayor excedente fiscal primario para poder pagar intereses, advirtió el candidato a primer vocal de la lista de Anunsate, Adolfo “Fito” Aguirre.

La cúpula del gremio subrayó que en diciembre vencen la friolera de 600 mil contratos, entre nacionales, provinciales y municipales, y que en muchos casos los sueldos estatales están debajo de los 5000 pesos. Para colmo, el recambio de gobernadores implicará el “traslado” de su propio personal en reemplazo de los que hoy ocupan esos lugares en la administración provincial.

Pero en ATE confían en que, de implementarse, este plan de ajuste no los agarrará desprevenidos, a diferencia de los años noventa, donde incluso algunos apoyaron el plan de loteo del estado por el mero hecho de que nunca se había vivido algo así en el país.

“Ahora la gente sabe que el peronismo puede encarar un ajuste perfectamente”, comentan.

En ese marco, el plan del gobierno sería tomar el control de ATE y llevar el gremio a la CTA oficialista de Hugo Yasky para tener controlado al movimiento de trabajadores estatales y que la tarea de recorte sea mucho más sencilla para el próximo gobierno.

Depetri ya hizo pública la intención del kirchnerismo de unificar la central de Yasky con la opositora, que conduce Pablo Micheli.

La CTA se partió en dos en el 2010 y en ATE creen que la maniobra del kirchnerismo no prosperará porque, a diferencia de lo que pasó en aquél ese entonces, Yasky había “preparado el terreno” para el fraude y partir a la organización en dos, una opositora y otra oficialista.

Micheli es el referente histórico de ATE y curiosamente en esta elección no apoyará el sector opositor al gobierno. Es que Micheli es amigo de “Nando” Acosta y presentará una lista corta en Capital Federal, que se enfrentará a la boleta local de Godoy y Fuentes.

El titular de la CTA quiso ser candidato a diputado por el frente Progresistas, de Margarita Stolbizer. Su acercamiento a Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, representantes del sindicalismo tradicional argentino, lo alejó del resto de los dirigentes de ATE, que le reprochan los escasos resultados de haberse sumado a los paros de los líderes de las CGT opositoras.

De hecho, otro histórico líder de la CTA, Víctor De Gennaro fue candidato a presidente en las primarias, y no lo llevó en su lista. En cambio, los miembros de ATE capital fueron a la lista de Stolbizer. ATE Capital es, en rigor, el único apoyo que tiene hoy Micheli.

Radiografía de la elección

En las elecciones del miércoles competirán a nivel nacional cinco listas en total, tres de ellas de izquierda. Las otras dos son la verde y la verde y blanca. ATE tiene 254.681 afiliados y es el segundo gremio más importante de estatales después de UPCN, que conduce el “Centauro” Andrés Rodríguez, quien en sus ratos libres se dedica a criar caballos de carreras.

Durante esa jornada se elegirá no sólo la conducción nacional, sino también 6.315 cargos electivos, entre los que se encuentra los 23 consejos directivos provinciales, el consejo directivo de la capital, las 152 seccionales, el centro nacional de jubilados y pensionados, los 22 centros de jubilados y pensionados provinciales y los 41 centros de jubilados y pensionados locales. Asimismo, cada provincia elegirá Congresales Nacionales y Provinciales de acuerdo a su número de afiliados.

La Junta electoral invitó a un cuerpo de veedores internacionales para garantizar que los comicios se celebren con normalidad.

Fuente: La Politica Online