Con vistas al acuerdo del PRO con Sergio Massa en un posible ballotage, en los distritos del Conurbano venían tejiéndose acuerdos entre los intendentes del tigrense y los candidatos de Mauricio Macri. Negociaciones que avanzaron pero que no llegaron a buen puerto.

Se trata de una necesidad compartida, que acaso no pueda resolverse del todo. Las listas distritales del Frente Renovador necesitan del jefe de Gobierno para subir su performance en octubre, mientras el PRO precisa a los experimentados massistas de la provincia para hacer pie en la segunda vuelta de noviembre.

Las negociaciones progresaron y hasta hoy eran “horas decisivas” por ejemplo en Hurlingham, donde el macrista Lucas Delfino venía conversando con el intendente Luis Acuña, que perdió por más de 15 mil votos la elección primaria frente al kirchnerista Juan Zabaleta, con altas chances de convertirse en intendente.

La premisa de máxima de Acuña, según la información que maneja LPO, era bajar al postulante del PRO, incorporarlo a su gabinete y ubicarlo en la cantera de la sucesión para 2019. A cambio, Delfino debía bajar su lista.

De acuerdo a las consultas que realizó este medio, la cúpula del PRO llegó a la conclusión de que ya es tarde para un acuerdo de ese tipo.

“Lo hablamos por última vez hoy con Vidal, y la respuesta fue rotunda: ´No se baja ningún candidato del PRO en la provincia de buenos aires´”, confió a LPO una alta fuente del macrismo.

Los argumentos son básicamente tres. Uno: no pueden dejar colgados a la lista de concejales, que militaron por la candidatura del jefe de Gobierno. Dos: es un acuerdo muy complicado de comunicar, lo que da cuenta de hasta dónde llegó la negociación. Tres: la boleta de Macri y María Eugenia Vidal quedarían huérfanas a nivel local, sin candidato propio.

Los casos de San Miguel y Malvinas Argentinas no son ajenos a este movimiento. Jesús Cariglino, de hecho, estuvo en el espacio hasta hace pocas semanas, mientras la buena relación de Joaquín de la Torre con algunos popes del macrismo hacía pensar que el intendente lograr algún acuerdo de este tipo.

Pero el candidato de Macri en esas tierras, Octavio Frigerio, también cerró la puerta a un acuerdo con el intendente massista.

Algunas fuentes consultadas especulan con instrumentar acuerdos micro, a espaldas de la cúpula. Quedaría entre los intendentes y los candidatos, que podrían “jugar a menos”.

Cruzar las boletas es un opción, que ya muchos saben practicar y así lo hicieron en las elecciones primarias de agosto. Pero eso no alcanza para la feroz competencia de octubre, al menos para agosto no fue suficiente.

Con todo, el acuerdo de Macri con Massa quedaría supeditado entonces a la instancia de un ballotage. De darse ese escenario, como por ahora prevén las encuestas, la Argentina podría tomar los casos de países donde gobiernan fuerzas políticas de coalición, por lo que se trataría de un gabinete mixto, negociado.

Fuente: La Politica Online