Los intendentes y candidatos peronistas del Conurbano desconfían de las últimas encuestas que dan arriba a María Eugenia Vidal para la elección a gobernador. Aseguran que Aníbal Fernández sacará menos votos que Daniel Scioli, pero que de todas formas el arrastre del ex motonauta será fuerte y alcanzará para retener la provincia.

Un sondeo de opinión realizado por la consultora Managment & Fit publicado hoy por Clarín ratifica los primeros números que LPO publicó tras las PASO. La candidata del PRO mantuvo su posición y aparece primera entre los postulantes bonaerenses.

Un trabajo previo, de Rouvier y Asociados, ubicaba a la candidata de Cambiemos con una ventaja del 1% respecto del FPV. Mientras que ambos frentes duplicarían los votos del massista Felipe Solá, quien se aleja en un tercer puesto y reafirma el escenario de polarización entre el PRO y el kirchnerismo.

Los últimos datos son de Managment & Fit. Según esta encuesta, Vidal aventaja a sus competidores con el 32,2% de los votos. Fernández obtendría, en cambio, el 28,1%, seguido por Solá (15,7%) y el candidato del FIT, Néstor Pitrola (3,2%) y el de Progresistas Jaime Linares (2,3%). Además, hay un 15,7% de indecisos mientras que el voto en blanco, que en las PASO superó la barrera del 10%, contabiliza un 2,2%.

El ajustado escenario obligó al FPV a cerrar filas y dejar atrás la feroz interna que cruzó al oficialismo en la provincia y en los principales distritos del Conurbano.

“No nos preocupan las encuestas. En muchos casos nos dieron de perdedores, y terminamos ganando”, le dijo a este medio un importante intendente de la Tercera Sección que estuvo ayer en la cumbre Mar del Plata. Y completó: “Los medios hablan de María Eugenia Vidal, porque no pueden hablar nada bueno de Macri”.

El candidato del FPV en Escobar, Ariel Sujarchuk, también dio su opinión: “No tengo la menor duda de que va a ganar Aníbal. Primero porque el peronismo y el FPV no corta boleta, y segundo porque cuando hay cortes, se dan en las puntas de las boletas, y favorecen al intendente o al presidente. Esto es empírico, en una boleta tan larga sólo hay cortes por las puntas, casi nada por el medio”, dijo a LPO.

“Además, estas encuestas muestran una incoherencia estadística que el sentido común pone de manifiesto. En un distrito X, donde Scioli mide 40 puntos, el intendente 40 y el gobernador supuestamente 28 puntos. Eso no pasa en la realidad. Eso sólo pasa en la creatividad de un encuestador”, apuntó Sujarchuk, y completó: “No refleja la voluntad de la gente, sino la voluntad de quien la pública. Son operaciones de prensa”

Sujarchuk no se privó de chicanear a Vidal: “No me imagino a ningún intendente queriendo hablar de la provincia con María Eugenia Vidal, teniendo que explicarle el ABC de la provincia”. El candidato de Escobar estuvo el lunes con Scioli en el encuentro de la FAM, y el miércoles con Aníbal en el encuentro de intendentes y candidatos de la Primera Sección.

Desde esa misma sección electoral, otro jefe comunal transmitió su desconfianza por los primeros números que empiezan a circular tras las PASO.

“De nada sirve medir gobernador, si la lista la va a arrastrar el presidente. No hay posibilidad de que Aníbal saqué 28 puntos, porque Scioli te arrastra. Estamos en un piso de 35 puntos en provincia”, destacó en diálogo con este medio, y remarcó que “Julián Domínguez y Fernando Espinoza ‘están alineados'”.

Todos, sin embargo, admiten que el jefe de Gabinete sacará menos puntos que Scioli. Es que de hecho eso mismo ocurrió en las primarias, cuando el gobernador superó por 110 mil votos a la suma de los sufragios obtenidos por Domínguez y Fernández. Lo propio sucedió a nivel nacional, donde Scioli superó por 500 mil votos a la suma de todos los candidatos a la gobernaciones.

Por eso, se espera una campaña con un Scioli más en soledad, separado en lo posible de Carlos Zannini y del propio Aníbal, que lo tira para abajo.

De acuerdo con el trabajo de Managment & Fit, la actual vicejefa porteña habría crecido un punto y medio en comparación a las primarias presidenciales. Fernández, en cambio, habría sumado un 6,5% de votantes, pero si se contabilizaran los votos de Julián Domínguez, el FPV habría perdido un 12,11% de votos. Solá, en cambio, perdió un 3,9% en comparación con los votos que obtuvo el 9 de agosto.

Un dato elocuente del sondeo hace referencia a la altísima imagen negativa que tien Aníbal, casi sin margen para crecer. Mientras Vidal podría superarse considerablemente. El 48,8% afirma que podría votarla, mientras que el 42,3% afirma que jamás la votaría.

En cambio, Fernández sólo está a tres puntos de su techo. El 33,3% asegura que lo votaría mientras que el 62,4% manifestó que jamás lo votaría.