Una nueva encuesta de la carrera por la gobernación en la Provincia de Buenos Aires vuelve a poner a la candidata de Cambiemos, María Eugenia Vidal, 4 puntos por encima de Aníbal Fernández, del FPV.

Según el trabajo de la consultora Aragón y Asociados, el Vidal alcanza el 29,2%, mientras que Aníbal queda en 25,1%. Cinco puntos más abajo se ubica el candidato de UNA, Felipe Solá (20%).

De todos modos, el informe se empecina en mostrar que estos resultados sólo se dan cuando a los entrevistados se les pregunta por la pelea por la gobernación, independientemente de a quién votarán para presidente. Como explicó LPO, el voto con la boleta amplia y la dificultad para cortar entre presidente y gobernador terminaría salvando a Aníbal, arrastrado hacia arriba por Scioli.

En el plano presidencial, la encuesta muestra al gobernador de Buenos Aires más de 10 puntos por encima de Macri (38,7% a 27,8%) en intención de voto en la provincia de Buenos Aires. Con esos números, Vidal necesitaría al menos 5 puntos de corte de boleta de votantes del FPV a su favor para acortar esa distancia.

Los consultores descuentan que es imposible que se dé un fenómeno de ese calibre, al menos que, como explicó LPO, se concrete el “voto parroquia”: el rumor de que, desde la Iglesia, impulsan la candidatura de Vidal por temor a una gestión de Aníbal en la provincia.

El mismo escenario pronostica la última encuesta de la consultora González y Valladares: con 900 casos telefónicos y presenciales en el interior y el Conurbano, sitúa a Vidal primera con el 28,5%, seguido por Aníbal con el 27,9% -un empate técnico- cuando se consulta individualmente por la carrera a la gobernación.

Esos resultados se invierten al preguntar por las fórmulas de candidatos presidente-gobernador: así, Scioli-Fernández vuelve a quedar primero con el 36,3%, mientras que Macri-Vidal cae a un empate técnico con Massa-Solá en torno a los 23 puntos.

La imagen de Scioli

El liderazgo de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires salió sin rasguños de las inundaciones que golpearon su distrito durante agosto. Así lo demuestra la encuesta de Aragón, que, a pesar de desmentir una caída en su intención de voto, afirma que más del 40% de los encuestadores cree que podría haber evitado la tragedia.

De todos modos, la mayor parte considera que la responsabilidad por la indundaciones las tiene el gobierno nacional (32,8%), seguido por el gobierno provincial, a cargo de Scioli, (24,2%) y después el municipal (18,1%) y sólo un 10,8% que se trató de una catástrofe natural inevitable.