La UCR entró en crisis por el inoportuno apoyo a Fernando Niembro que le hicieron los diputados cordobeses Mario Negri y Oscar Aguad, quienes dejaron pegado al partido a un escándalo que terminó con la renuncia del periodista a su candidatura.

“No puede ser que en vez de hablar de las vacantes en la Corte Suprema, del presupuesto, estemos defendiendo a este tipo”, se escuchó ayer en una reunión de referentes de la provincia de Buenos Aires.

La bronca surgió porque el titular de la UCR, Ernesto Sanz, vio que el tema iba a terminal mal y primero tomó distancia y luego directamente, como reveló LPO, junto a Lilita Carrió presionó a Macri para que lo baje.

Pero Aguad, de relación personal con Macri desde que compartieron la Cámara de Diputados, no tuvo mejor idea que salir en defensa del periodista, cuando su suerte estaba prácticamente echada, dejando pegado al radicalismo con un personaje que no refleja precisamente los valores y las posturas públicas de la UCR.

En su defensa, Aguad atribuyó la denuncia penal presentada contra Niembro por el fiscal kirchnerista anti lavado, Carlos Gonella, “a un escudo judicial armado para perseguir e inventar causas”.

Negri tampoco esquivó el bulto. “Niembro se ha puesto a disposición de la Justicia y colaborará en todo lo que le sea requerido para aclarar la situación”, dijo el cordobés.

Tanta lealtad o alineamiento con el líder del PRO por parte de los radicales cordobeses no es casual. Córdoba parece ser la tierra prometida de Macri. Mide más que ningún otro presidencial y les permitirá a los radicales colar varios diputados en octubre.

Su respaldo fue clave también para que el desgastado Ramón Mestre pudiera retener la intendencia de Córdoba Capital.

Pero esta situación no se extrapola a todo el país y hoy en varios encuentros de radicales se analizaba el innecesario riesgo electoral -para sus candidatos- que les abrieron Aguad y Negri con su defensa del polémico periodista.

Fuente: La Politica Online