Sergio Massa cree que el Niembrogate le dio un empujón inesperado a cuarenta días de la elección. El líder del Frente Renovador sostiene que es él y no Daniel Scioli quien más capitaliza el escándalo del PRO, y ahora se entusiasma con recortar la distancia que Mauricio Macri le lleva en las encuestas.

El ex intendente de Tigre está entusiasmado por varias razones, pero principalmente por los quince días negros que vivió Macri teniendo que dar una explicación tras otra sobre los sospechosos contratos de la productora de Fernando Niembro con el gobierno porteño. Es por eso que varios referentes massistas salieron en las últimas horas a poner en la mira al líder del PRO, a quien acusan de ser el verdadero responsable de esas contrataciones.

Fuentes del espacio dijeron a LPO que hoy “están a seis puntos de Macri”, por lo que no ven como un imposible pelearle el segundo lugar. Según las encuestas que manejan en el comando de Massa, hoy la disputa está 27 a 21. Este medio reveló ayer que en el macrismo creen que por el Niembrogate perdieron entre uno y dos puntos, razón por la que el jefe de Gobierno aceptó bajar al periodista deportivo.

Massa cree que salió bien parado de los coqueteos que tuvo con Macri en los días posteriores a la elección de Tucumán, cuando se mostraron juntos y admitieron conversaciones. Cerca del tigrense se empeñan por aclarar que no hay acuerdo, pero admiten que ya no están enfrentados.

Esos coqueteos y diálogos se frenaron justamente cuando estalló el caso Niembro y en el PRO empezaron a advertir que Massa crecía en algunas encuestas. Allí fue cuando le alertaron a Macri que debía dejar de levantar al tigrense, y centrarse en confrontar con Scioli.

Pero Massa igual cree que se vio beneficiado porque tras eso recuperó algo que necesitaba desde hace meses: financiamiento para su campaña. Tras una etapa previa a las primarias muy complicada en el aspecto económico, el tigrense habría recuperado los contactos con algunos sectores empresarios interesados en ayudarlo. “En el guiso ya hay algunos pedacitos de carne, no solo arroz. No nos compran lomo pero un poquito de carnaza nos tiran”, bromean en el FR.

Algunas fuentes creen que ese cambio repentino habría sido parte de gestiones del propio Macri, como resultado de algún tipo de acuerdo con Massa. Concretamente, el líder del PRO habría tenido conversaciones por este tema con Eduardo Eurnekián y Paolo Rocca. No por casualidad, entonces, Techint sería una de las empresas que volvió aportar a la campaña del diputado nacional.

La contrapartida sería un pedido de Macri para que su rival afloje la campaña en el Norte del país, donde Scioli arrasó y Massa le sacó el segundo lugar a Cambiemos en varias provincias. Es que el líder FR se quedó con el voto peronista anti K de esa zona y también fue beneficiado por sus acuerdos con los candidatos radicales en varios de esos distritos.

El pedido también habría sido para Córdoba, donde Macri cree que puede captar parte del voto de De la Sota. Si achica la distancia en el Norte y suma puntos extra en Córdoba, el líder del PRO asegura de que no hay chances de que Scioli gane en primera vuelta.

Aunque cerca de Massa dicen que no hay ningún acuerdo de ese tipo, lo cierto es que dejó de recorrer las provincias del Norte y está centrado en la provincia de Buenos Aires. Su entorno dice que va a volver en breve y que la estrategia es una semana en la PBA y una en el interior del país. Y agregan en su defensa que en las semanas que no va, graba spots para cada provincia.

Pero su distanciamiento ya empezó a generar fastidio de los referentes locales. Cuentan que el radical Gerardo Morales está inquieto porque Massa no le confirma viajes a Jujuy, donde el senador tiene serias chances de ganarle la gobernación a Eduardo Fellner. Allí, el de Tigre mide diez puntos más que Macri y en la suma de las provincias norteñas lo supera por ocho puntos, dicen en el massismo.

“Metas de gobierno”

El próximo lunes, Massa y José Manuel de la Sota presentarán en el Teatro Broadway de la Ciudad de Buenos Aires su programa de metas de gobierno, en un acto en el que prometen la presencia de cientos de candidatos de todo el país.

La idea del candidato del Frente Renovador es que todas las propuestas que lanzó hasta el momento, ordenarlas y establecer metas de cumplimiento anual para su hipotética gestión. Es algo que en México hizo Enrique Peña Nieto durante su campaña, y año a año los medios van realizando relevamiento de los compromisos cumplidos.

Además de las propuestas divididas por área como hizo hasta ahora, Massa quiere hacerlo por regiones del país. Luego del acto del lunes, tiene previsto hacer uno en Salta para presentar las metas para la región Norte, y más tarde hará lo propio en Mendoza (región Cuyo), Santa Fe (centro) y Neuquén (Patagonia).

Fuente: La Politica Online