Cristina Kirchner obligó a los diputados del Frente para la Victoria a interrumpir la campaña electoral para aprobar siete proyectos de ley, la mayoría enviados en las últimas horas de la semana pasada.

El problema de Juliana Di Tullio es que no la tiene fácil para junta mayoría en las comisiones ni para la sesión, pautada por ahora para el miércoles 7.

El quórum siempre estuvo justo y ahora sufrió la baja del misionero Alex Ziegler, flamante candidato del PRO en Misiones. Está claro que no puede faltar nadie.

A la presidenta poco le importó: al presupuesto, las prórrogas de la emergencia económica y los impuestos al cheque y al cigarrillo, se sumó un marco legal para los actores, anunciado por cadena nacional; un régimen de promoción de juventudes y otro de “regularización dominial de la vivienda familiar”, ingresado a última hora del viernes.

El único proyecto con dictamen que sumarán será el régimen previsional para ex combatientes de Malvinas, mientras que para el resto hay que reunir a las comisiones en estos diez días.

Y según pudo saber LPO, la tarea no está siendo nada fácil. Esta semana sólo está previsto que la Comisión de Presupuesto despache el presupuesto y las prórrogas, por lo que el resto quedaría para lunes y martes próximo.

El reglamento de Diputados es benévolo: a diferencia del Senado, permite que una sesión especial incorpore proyectos dictaminados el día anterior.

Pero la tarea de reunirlos para una sesión no es sencilla. Como siempre, está a cargo de Teresa García, secretaria parlamentaria de la bancada oficialista.

García no la tuvo fácil la semana pasada porque los diputados de su bloque perdieron la paciencia cuando hasta el miércoles no habían aparecido los anexos del presupuesto, nada menos que donde se especifican los gastos de obra pública.

Finalmente esos datos fueron publicados y la tensión bajó, pero no hay muchos interesados en perder una o dos semanas de campaña en el Congreso. Pero Cristina les pide el último esfuerzo.

Fuente: La Politica Online