Así lo confirmó hoy el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, en un comunicado remitido a los medios minutos después de que los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, agradecieran el apoyo del pontífice para facilitar el diálogo entre ambos países.

Previo a esta declaración, fuente del Vaticano habían anticipado que preferían “no decir nada por el momento” sobre si el Papa había jugado un “papel clave” en los contactos secretos que mantuvieron durante meses delegaciones de Estados Unidos y Cuba para iniciar un proceso de normalización de sus relaciones bilaterales, según señaló en su discurso el presidente estadounidense, Barack Obama.