La Comisión Nacional de Justicia y Paz condenó el trabajo “en negro” y la explotación laboral, llamó a recrear la “cultura del trabajo” en el país y reclamó a la dirigencia política que la generación de fuentes de trabajo “decente” sea una política de Estado.

El organismo episcopal, que preside Gabriel Castelli e integran mayormente laicos, dijo hacerse eco de la voz de quienes son “explotados en trabajos indignos y mal remunerados, trabajan ‘en negro’, carentes de los derechos que la ley les otorga, y de quienes no tienen trabajo” y expresó su preocupación por el desempleo juvenil, cuyas cifras, advirtió, “triplican las del también lamentable desempleo y subempleo adulto”.

“La generación de fuentes de trabajo debe ser uno de los objetivos compartidos por todas las fuerzas políticas en el actual debate electoral, y alentamos a que se constituya como una de las anheladas políticas de Estado”, sostuvo en un mensaje por el Día del Trabajador.

“Que esta nueva conmemoración nos aliente a responder a la tarea que nos compete para poder celebrar el próximo aniversario con más trabajo de calidad, con menos desempleo y trabajo ‘en negro’, con mejores salarios y condiciones de trabajo más adecuadas, sin trabajo esclavo, con más oportunidades para los jóvenes y, en consecuencia, con una sociedad más justa”, sostuvo.

En esta línea, la CNJyP pidió a los dirigentes sindicales que “depongan intereses y cuestiones personales en pos del bien común del movimiento obrero” y desarrollen “demandas y negociaciones honestas y siempre en el marco de la ley”.

El organismo eclesial exhortó a los empresarios a “generar puestos de trabajo con salarios justos y plena vigencia de las leyes laborales, anteponiendo el bien de las personas al lucro” e instó a los gobernantes y legisladores a priorizar las acciones tendientes a “generar empleo genuino, productivo y de calidad” y velar por “la abolición del trabajo esclavo y en negro”.

La CNJyP demandó en particular priorizar “el empleo de los jóvenes y crear las condiciones para superar la prolongada etapa de los subsidios paliativos del desempleo, y posibilitar el acceso a fuentes de trabajo auténticas que dignifiquen plenamente a las personas”.

Fuente